En todo lugar que exista movimiento, hay potencialmente un problema de desgaste. Los motores de combustión interna poseen una gran cantidad de partes con movimientos relativos entre sí, donde el desgaste y la fricción es el mayor problema.

Para contrarrestarlo se lubrican las piezas en contacto y se las diseña para minimizar su incidencia.